Fabián & Esther (Sabor A Fuego)

Esta semana seguimos con la salsa on2 pero cambiamos de la salsa estilo Nueva York a la salsa estilo Puerto Rico y lo hacemos con Fabián & Esther, fundadores de la compañía de baile Sabor A Fuego.  Como la biografía es bastante larga he omitido algunos párrafos pero los que la quieran leer al completo, pueden hacerlo en la página oficial de Sabor A Fuego. Recordad que al final está el enlace de la lista de reproducción para los que quieran ver más vídeos o podéis ir directamente al canal de YouTube y ver todas las listas de reproducción.

BIOGRAFIA

Sabor A Fuego

La compañía de baile Sabor A Fuego se creó en el año 2003, bajo la dirección de Fabián Darío y Esther Domínguez.

Sabor A Fuego posee un estilo propio que ha evolucionado y sigue haciéndolo a lo largo del tiempo, aunque siempre arraigado a las raíces de su comienzo.  A pesar de controlar multitud de disciplinas del baile y la danza, el núcleo de su trabajo son los ritmos latinos y, más específicamente, la salsa.  Su salsa se caracteriza por bailarla on2, con conteo Puerto Rico.  Su estilo es una fusión de sabor, elegancia, limpieza, sensualidad, fuerza, y una estética muy cuidada.  Su baile esta influenciado por el folklore, la danza deportiva internacional (ballroom), el funky o la danza contemporánea, y ello les hace tener un sello propio inconfundible y único.

Por todo ello, han participado en la mayoría de eventos nacionales e internacionales, y han creado escuela y seguidores por todo el mundo.

Para todos aquellos seguidores, estudiantes, admiradores y aficionados que aun no les conocen, va dedicado su esfuerzo, su trabajo y su baile; en definitiva, su razón de ser.

Fabián Darío

[... ]  El puzzle de mi vida tiene diferentes tipos y tamaños de piezas, y la primera pieza en mi vida salsera la puso mi madre; ahí comenzó el Fabián salsero.  Un día de verano me animó a apuntarme a unas clases de baile, salsa y ritmos latinos; yo me negué.  Por aquel entonces mis gustos musicales estaban centrados en el hiphop, el hardcore, el breakbeat, etc…  Aunque me resistí consiguió que fuera a ver una clase, cuando tenía unos 13 añitos. La verdad es que me gustó la clase, más que nada por el número de chavalitas que había y que podía ligarme, ¡ja ja ja!  Esa fue, pienso, una de las principales razones para apuntarme; esa, y que al llegar a casa intenté practicar los pasitos, y creo que me salían bastante bien.

Así que a la siguiente clase me apunte.  Eran impartidas por Luismel, alias Luis “el cubano”; el fue mi primer profesor de baile y metió el veneno de la salsa en mi sangre.  Con él aprendí salsa, cubana por supuesto, merengue, bachata, cha cha, el baile del perrito, el de la botella, !ja ja ja!  Que años aquellos…

Junto a Luismel, al que tenía como gran amigo, hice muchas amistades cubanas con las que daba ¡unos fiestones impresionantes!  Con ellos aprendí a sentir la música, ya que muchos de ellos eran musicos; aprendí guaguancó, columbia, afro, folklore, etc… todo con el sabor de la calle.  Esta fue una pieza fundamental, algo que he apreciado con el tiempo, en mi formación como bailador y bailarín.

La que pudo ser la segunda etapa en mi formación fue autodidacta; comencé a tener una gran ambición por aprender y por mejorar, y no había profesorado con quien hacerlo, por lo que mi salsa comenzó a volar con mi trabajo e inspiración.  Para saciar mi hambre de aprender comencé a tomar clases de funky, hiphop, etc… en la escuela de la que es una gran amiga y bailarina, Jacqueline de S.D.C.

Aquí conocí otros horizontes y un nuevo campo abierto en el baile; aprendí e incorporé nuevos movimientos y diferentes maneras de sentir las diferentes músicas.  Y lo mas importante, con ella hice mi primera actuación de baile, Fabián y Jacqueline, en el primer congreso de Cádiz ¡no busquéis el vídeo!  Todo el mundo tiene un principio, me alegro de haber mejorado desde entonces.

A partir de aquí comenzó mi etapa “laboral”; de salir a bailar me contrataban en diferentes discotecas, en Sevilla y alrededores, trabajando como animador, bolos con artistas, en actuaciones, en televisiones, etc… Hasta que comencé de forma fija en la discoteca Salamandra como relaciones publicas, animador y bailando improvisaciones en el escenario. De aquí me reclamaron para trabajar de la misma manera, aunque de vez en cuando hacía pinitos como dj; hasta que llegó un momento que la gente reclamaba mi música más que la de los otros djs, con lo que terminé estableciéndome como dj.

Aquí mi historia coge dos rumbos, uno como dj y otro como profesor de baile, ya que a petición de mucha gente comencé a transmitir mis conocimientos.  Con un estilo propio enseñaba salsa, merengue, bachata, cha cha y rueda.

Pude combinar mis estudios con el tiempo que dedicaba a conseguir música, impartir clases y trabajar como dj los fines de semana.  En mi aprendizaje y evolución como dj comencé a amar y a sentir la música de la misma manera que lo hago hoy; esta fue una etapa muy muy importante, ya que conocí artistas, voces, orquestas, instrumentos, ritmos, etc…  Este periodo duró como dos años, en los que disfruté y aprendí muchísimo [...]

En cuanto a la salsa, continué impartiendo clases.  Por aquel entonces comenzaron los “congresos”, o al menos yo los conocí; cada vez que podía me escapaba a alguno, ¿cómo no?, a ver los shows y a tomar todas las clases posibles con todos los maestros que participaran. Por ese tiempo también conocí a dos grandes artistas que marcaron mi salsa.  En primer lugar, Jayson Molina, del que aprendí sobre todo a bailar en tiempo 2; él fue el maestro del que recibí más clases.  Y más tarde, el maestro Jorge Santana, que influenció mi estilo de salsa y con el que aumenté mis conocimientos de música y baile [...]

Y así, entre discotecas como dj con todo tipo de música, mi salsa los domingos, impartiendo clases, disfrutando de los congresos, etc… y por casualidades de la vida, me reencontré con una chica llamada Esther; aquella chica que conocí 4 años atrás y que no mucho más tarde se convertiría en lo más importante de mi vida.  Al cabo de unos meses más, y durante nuestra relación amorosa, nos uniríamos también en otro plano para materializar un sueño, Sabor A Fuego, nuestra compañía de baile.

Esto fue en el año 2003 y desde entonces hemos podido participar en multitud de eventos, salsaweekends, congresos, festivales, competiciones, etc…  Hemos crecido y seguimos creciendo como bailarines, como maestros, como artistas, como compañía; y lo más importante, como personas dentro de esta gran familia, con sus más y sus menos, que es el baile, que es la salsa [...]

Esther Domínguez

Os voy a contar un poquito por encima como me fueron sucediendo acontecimientos en la vida por los que, de una manera directa o indirecta, fortuita o merecida, he llegado a ser bailarina profesional y creadora, junto al amor de mi vida, de la compañía de baile Sabor A Fuego.

Aunque me considero una persona con bastante sentido del ridículo, siempre me gusto cantar, bailar, interpretar y todo este tipo de cosas.  Desde muy chiquitina me escondía en mi cuarto y hacia playbacks, bailaba (aprendía todos los videoclips que veía), lo pasaba bomba; esa era mi maera de jugar, pero cuado me pillaban mis padres en faena, ¡ay dios! No sabía donde meterme, ¡me moría de verguenza!

Después me fui haciendo mayorcita… vamos, con 9 añitos; era la típica niña que actuaba en todas las fiestas del colegio, del barrio y donde podía, inventándome siempre mis coreografías.  Por aquel entonces había perdido el miedo a que me mirasen y a ser el centro de atención, ya que combinaba todo eso con competiciones de gimnasia rítmica [...]

Cuando tenía 13 añitos, mi madre se apuntó a unas clases de baile e intentó que fuera con ella; pero que va, por aquel tiempo era super fan de los Backstreet Boys y, como comprenderéis, el profesor de mi madre me parecía un carcamal, y eso del salón era una horterada para viejetes, ya veis…

Al año siguiente, sin embargo, cambiaron al profesor de baile y además se apuntó mi padre. Un día fui a acompañarlos y el nuevo profe me encantó, tenía 18 años, era alto, rubio y muy simpático… así sí bailo.  Hicimos muy buenas migas, tanto que preparó una coreografía conmigo y la enseñamos como sorpresa para sus padres en una discoteca.  A su madre no le gusto porque yo “estaba muy verde”… verde, verde, no… ¡amarilla!  !Ja ja ja!  Total, que no le dejaron bailar más conmigo y ni siquiera que nos viéramos, una pena.

Así que mi madre contactó con su antiguo profesor para que me pudiera formar en su academia, yo ya no podía estar sin bailar.  Y me fue muy bien.  Este hombre se llama Charly, y me abrió las puertas de su academia de bailes de salón y danza contemporánea (gratuitamente), con la condición de actuar con los profesores.  Le estoy muy agradecida, y no se me puede olvidar aquella persona que me dedicó más tiempo:  Paca, de corazón, mil gracias.

Ya con 16 años, en uno de los muchos pueblos en los que íbamos a bailar, en Valencia de Rentoso, conocí a un chico muy especial y mi primera pareja de baile, Antolín.  El me dijo que se venía a vivir a Badajoz para bailar conmigo, y yo encantada, aunque muerta de vergüenza.

Total, que vino hasta Badajoz y entró en la academia donde yo estaba; y ahí tuve mi primera desilusión en el mundo del baile, os cuento:  Este chico cambió su vida para bailar junto a mí, el director de la academia quería que fuera pareja de todas las chicas, y él no quería; así que los dos a la calle.  Y me vi con mis 17 añitos en la calle, sin profesor, sin academia y sin sitio donde bailar, aunque al menos tenía pareja.  Pero no hay mal que por bien no venga, y comenzaron a llamarme de asociaciones de vecinos y colegios para impartir clases, y formé un grupo de baile infantil; con mis dos primos de 11 y 12 años, dos niñas más de 9 y 10, mi hermano Sergio de 14 y su pareja de 16 años.  A ellos los formaba y les montaba coreografías, haciendo espectáculos combinando con mi pareja y los niños, muy bien.

Ese mismo año toda la gente joven que estábamos bailando en Badajoz nos unimos para ir a competir a baile retro en Torremolinos, en la categoria de formaciones, con tan buena suerte que quedamos campeones de Europa.  Cuando vi aquello… !bua!  No me lo podía creer: el escenario, los focos, la gente, los trajes… ¡la BOMBA!

A partir de entonces me centré en la competición en la categoría de vals, tango, pasodoble y algo de salsa… sin tiempo, y sin na prácticamente.

Fue entonces cuando empecé a bailar con Sergio, y con él en el escenario éramos la pareja perfecta en cuanto a confianza, compenetración y, sobre todo, respeto; menos en los ensayos, que siempre terminábamos peleados, muy mal.  Bailábamos en muchos sitios y conseguimos muchos premios.  Llegó el momento en el que estábamos un poco cansados, de que el jurado de las competiciones estuviera formado por famosillos, y de tener que aprender por vídeos, ya que en Badajoz no había profesorado cualificado.

Asi que tomamos una decisión, la más acertada de nuestra vida, que fue probar en el mundo de la salsa.  Y, casualidades de la vida, Lázaro de Pura Salsa de Cádiz, vino a Badajoz a hacer un curso intensivo de un fin de semana, y aprendimos un par de figuras para la salsa “en linea”, un par de salsa cubana y un par de meneitos.

Con nuestra experiencia en el escenario y en competiciones y nuestros vestuarios, nos presentamos a la eliminatoria del SalsaOpen de Cádiz; sinceramente, fuimos a probar, para ver quien ganaba y así seguir la línea del ganador y persentarnos a la siguiente eliminatoria. Pero, las cosas del destino, ¡GANAMOS!  Eso sí, en la categoría amateur, puesto que pese a tener títulos a nivel europeo, queríamos comenzar desde abajo; además, no vivíamos del baile, Sergio estudiaba y yo trabajaba en una tienda de ropa.  Como anécdota, contaros que en esa misma eliminatoria, en la categoría profesional ganó Samuel (Wally), de Sevilla [...]

En la fase final de la competición ganamos a nivel nacional.  Eramos los campeones nacionales amateur, pero lo más impresionante fue conocer personalmente a bailarines internacionales de la talla de Jorge Santana, Jayson Molina, Ramón Morales, o Marta González.

A partir de ahí es mas fácil que lo sepáis y conozcáis todo.  Fabián y yo comenzamos una relación amorosa, él nos enseñó a bailar en tiempo dos.  Pasó un tiempo y también nos formamos como pareja de baile y nos convertimos en Sabor A Fuego y formamos la compañía de baile junto con Sergio y una chica, aquella que desde niño bailaba con él.  Así comenzamos a participar en más competiciones, congresos, festivales, salsaweekends, etc. Lo único que pido es durar lo máximo posible en este mundo del espectáculo y que no acabe de repente, sino dejarlo igual que entré, poquito a poquito, pasito a pasito [...]

Más vídeos de Sabor A Fuego

About these ads

Acerca de Cuestión de Baile

Blog de salsa y bailes latinos dedicado al baile y a los bailarines
Esta entrada fue publicada en Biografías, Salsa on2, Salsa Puerto Rico, Vídeos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s